jueves, 27 de septiembre de 2012

miércoles, 26 de septiembre de 2012

martes, 25 de septiembre de 2012

Se nos jue Lujambio


Se nos jue el Lujambio!
siempre que un polako cuelga los tenis me acuerdo
de "cerró sus ojitos Cleto", del gran Chavita Flowers:
"si vivía el infeliz, ya que se muera... y 'ora que está
en el veliz, qué bueno era"...
: )
Reforma laboral
Perujo/El Economista

viernes, 21 de septiembre de 2012

jueves, 20 de septiembre de 2012

Línea 2018
Perujo/El Economista
JULIO CESAR CHÁVEZ 
BOXEÓ MARIGUANO

Verde que te quiero verde, pensó el hijo de Julio César Chávez y se subió al ring animado por los efluvios de la famosa y popular canabis. Subió a que lo pusieran como camote y a sufrir su primera derrota con el argentino Sergio Maravilla.
 
La prueba antidoping practicada al joven Chávez dio positivo en marihuana y ,de comprobarse que se echó sus toques, este bofe quedará como bastante wey, pues todos saben que los efluvios de esa yerba sirven más bien para invocar paz y amor que para entrarle a los chingadazos.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

 SE ACABÓ 
LA DIVERSIÓN
SOMOS HUÉRFANOS DEL PEJE

Inteligentemente el Peje dejó colgados 
de la brocha a sus pejezombies que querían sangre de magistrados
 y televisoras y se retiró con el pretexto de dedicarse a las tareas 
de formar su partido, MORENA.

Hasta aquí llegó el sexenio de Prejidente Legítimo al que infectó con odio extremo y rencor intolerante y durante el cual volvió a alimentar su ambición de ganar la otra presidencia, la ilegítima, que ya se vio que es la buena, la que permite hacer negocios.

Sin el Peje, este blog también morirá de aburrimiento, como lo habrán podido comprobar, a menos que encontremos pronto otra forma de diversión.

Intentaremos buscarla, aunque sabemos que 
está difícil sustituir al divertido Mesías Trompical....
Outsourcing
Perujo/El Economista

miércoles, 12 de septiembre de 2012

lunes, 10 de septiembre de 2012

LIBEREN A ANDY


Asamblea
Perujo/El Economista

DIALOGO ENTRE IGUALES
 NO ES LA COMPRA DE VOTOS 
CON POLLOS Y CHIVOS LO 
QUE HA LLEVADO A LA IZQUIERDA A SU DERROTA 
¡VIENTOS! DICEN EN EL PRI Y EL PAN
 FIN DE LA CONFUSIÓN Y 
VUELTA A LA DIVISIÓN
OOOTRO PARTIDO DE IZQUIERDA 

Se acabó la confusión, la hipocresía y los dobles discursos: AMLO decide formar su propio partido. En adelante cada chango, especialmente el Peje, se mecerá en su propio mecate.

Con su proyecto de un nuevo partido, el Peje terminó ratificando la triste historia de la izquierda mexicana que le ha hecho imposible su llegada al poder: su eterna  vocación por la división.

Cada hombre de izquierda es mejor que el otro y cada uno cree que lo mejor es formar su propia organización porque los otros apestan. El PAN y el PRI han sido los beneficiarios de esta infantil e inmadura conducta histórica en México.

Es fácil adivinar lo que viene en el futuro. Las derrotas cíclicas y crónicas de las políticas, de los políticos y de los partidos de izquierda...y no precisamente por la perversidad de los que compran votos con chivos o con tarjetas Soriana.

Desde hace doce años el Peje ha hecho todo lo posible para que la izquierda no gane el poder. Ahora, desde su propia organización dará continuidad a esa tarea de aniquilación.

¡Vientos!

domingo, 9 de septiembre de 2012

viernes, 7 de septiembre de 2012

martes, 4 de septiembre de 2012

lunes, 3 de septiembre de 2012

EPN-HOMO



 HAIGA SIDO COMO HAIGA SIDO
 MÉXICO VOLVIÓ AL PASADO

Los mexicanos consumamos una circunnavegación de doce años que nos llevó exitosamente al punto de partida.

Estamos en las mismas coordenadas del año 2000, cuando ilusoriamente emprendíamos el viaje hacia un país distinto y mejor del que, decíamos en aquél momento, nos había impuesto un partido autoritario y antidemocrático que nos gobernaba como una dictablanda.

Dos sexenios bastaron para comprendiéramos cuán equivocados estábamos al imaginar que podríamos los mexicanos transformar nuestro país con sólo cambiar de partido. 

Estamos donde estábamos y esto nos pasa por andar queriendo hacer cambios a lo wey.
 EL RETORNO TAN AÑORADO

Postrim(on)reías
Perujo/El Economista