martes, 6 de abril de 2010

Perujo/El Economista

2 comentarios:

Zed dijo...

Es a lo que más pueden aspirar los diputeados y las diputitas: calentar el asiento.

Fraga dijo...

jajajajajajaja

me hizo reír lo de HUEVOTES!!! jejejeje