viernes, 9 de julio de 2010


¿Deveras se puede ponerle buena cara al mal tiempo?. Uno ve las noticias de lo que está pasando en Monterrey y está cañón, es inevitable ponerse chipil y pensar que a Tlaloc o ya se le amoló la próstata y sufre de incontinencia, o bien nuestra deidad Azteca se volvió emo y con cualquier pretexto hace una tormenta en un vaso de agua. Habría que bombardear con prozac las nubes. El pronóstico dice que seguirá lloviendo. En el cielo no puede caber tanta agua, creo que en algún momento la lluvia se calmará y como dicen, después de la tormenta vendrá la calma. Aunque en estos apocalípticos días de calentamiento global y cambio climático posmoderno, lo más seguro es que después de la tormenta venga una sequía muy perrona.

Miro a través de la ventana que la lluvia arrecia y otra vez está lloviendo bien macizo. En mi compu he puesto a Vivaldi y medito: las cuatro estaciones ya no son más aquéllas melodiosas sinfonías que la naturaleza plena de armoniosos colores bien afinados inspiraron al buen Toño. No, el clima hoy más bien baila a ritmo de reguetón con un frenético compás tripolar. Si de acuerdo a los estudios científicos, es cierto que el clima influye directamente en el ánimo de la gente, ya valimos, ¿quién será el primero en ponerse a cantar y bailar bajo la lluvia?.

El primero que lo haga, que role para andar iguales, tsssss...

4 comentarios:

Zed dijo...

Aquí se les inundó a los ineeeeeptos de las obras del metro... Trajeron bombas para sacar toda el agua que se les filtró en la construcción, y fue un chingo!!!

Fraga dijo...

sublime disertación!!!!

Ora sí que estamos viendo llover en Macondo!!!

Fraga dijo...

Por cierto, me prestas lo de la incontinencia de Tlaloc pa ponerlo en los Cocolazos??

Sacatripas dijo...

Saludos master FRAGA, ande usted!.