miércoles, 18 de agosto de 2010

Perujo/El Economista

1 comentario:

Zed dijo...

Un curita para una carótida cercenada...

Muy "ala mexican way"