miércoles, 15 de diciembre de 2010

SERGIO GOMEX, CANTANTE DE KPAZ DE LA SIERRA,
ASESINADO EN MORELIA


OPERACIONES FINANCIERAS ALTO NIVEL, PERO CLANDESTINAS
LA FAMILIA LAVABA
DINERO CON LAS TOCADAS

GRUPOS MUSICALES ERAN APADRINADOS POR EL NARCO

El narco tiene, como cualquier empresa, gente preparada para los negocios que desarrolla estrategias para elevar y proteger las ganancias. Solo que, a diferencia de los negocios legales, tienen que desarrollar formas y métodos en la clandestinidad, fuera de la ley, pero a la vista de todos.

Me cae que eso requiere más inteligencia que la de los empresaurios legales.


Por eso, la forma en que la Familia organizó una forma de encubrir sus ganacias y lavar dinero, a través de la música, los artistas y las tocadas, es uno de los mejores ejemplos de ese ingenio criminal para los bisnes...

POR EJEMPLO:
Tenían a un cantante dentro de su nómina Y lo llevaban a cantar a Los Ángeles, a un centro controlado por una extensión de ellos mismos, y le pagaban 50 mil dólares, pero hacían un contrato por 500 mil. El cantante se traía a México 500 mil verdes, ya deducidos de impuestos, se quedaba con su parte y entregaba el resto a La Familia...
Léanse esta nota, está de rechupete.
LAVADO MUSICAL

4 comentarios:

Max Demian dijo...

También llenando palenques... boletaje agotado pero nomás hay unas 100 personas o menos, las ganancias van para el "empresario" ya libres de impuestos. Hay muchas más formas, no es tan difícil.

Cínico dijo...

De que se asombran, esos siempre ha existido, basta recordar el Patio y demás centros nocturnos que anunciaban en la tele cuando yo era niño

Mario dijo...

Que tal pues como dirian por ahi, no hay nada nuevo bajo el sol, el lavado de dinero se aprovecha de cualquier empresa que mueva grandes cantidades de efectivo y que no maneje demasiados comprobantes para documentar sus actividades.
Esto explica porque tantos levantones de gruperos y muertes en el medio artistico.

Zed dijo...

Que hay narcos apadrinando gente, sí.

Que la gente ve normal los narcocorridos, sí.

Que es una situación extraña, sí, puede ser.

Pero nadie puede negar que dinero es dinero, aquí y en Ulan Bator.