lunes, 6 de septiembre de 2010


NOS AHOGAMOS
Las compuertas del cielo se han abierto
para desfogar ahora el agua que nos debería regalar
en los próximos diez años.

Pueblos enteros en Veracruz, Oaxaca,
Tabasco y Chiapas han tenido que ser desalojados.

Esos excedentes de agua que ahora
expulsan a la gente de sus comunidades,
termirán después embotellados por la Cocacola y por Nestlé.

LA NOTA
http://www.jornada.unam.mx/2010/09/06/index.php?section=estados

6 comentarios:

Zed dijo...

Insisto, Tláloc tiene incontinencia... y lo peor, toda esa agua se desperdicia (!)

El Mini dijo...

Mi amado Tlacotalpan se ha convertido en una Venecia... snif...

Max Demian dijo...

Castigo de Dios a esta tierra llena de sangre derramada por un "pueblo corrupto y asesino". Ya lo dijo el pagrecito.

entropia dijo...

Para mi que esto es culpa de López Obrador

miguel angel dijo...

nel que...

quieren acabar con el pais para no dejarle nada al pri...

Mario dijo...

Para mi que es culpa de que defendemos esos bonitos mitos de el pueblo noble que necesita arrasar con sus bosques pa sembrar 2 matas de maiz y que si deforesta no esta destruyendo el ambiente, lo esta cuidando.