miércoles, 1 de septiembre de 2010

ATROCIDADES HISTÓRICAS
MAGú, EN LA JORNADA

LA superviolencia con que actúa el narco es un tema que nadie esté analizando.

Se da por descontado que si eres un personaje que ha escogido la ilegalidad para vivir, puedes ser como el mismísimo demonio.


Para deshacer a sus enemigos no sólo los torturan previamente sino sus cadáveres les practican mutilaciones varias, desde el desmembramiento de todos sus partes hasta cortes especiales, como los genitales, despellejamientos de rostros, extirpación del cerebro y disolución de cuerpos en ácidos...

Después viene la exhibición pública de esos cuerpos, o la pedacería en que los dejan: cuerpos entambados, cabezas en hieleras, colgados en puentes vehiculares, tirados a profundos pozos, quemados.

No hay un análisis mínimo que nos trate de explicar el comportamiento de estos asesinos más allá de que nada distinto podemos esperar de unos narco criminales.

Estos asesinos sin límites son ciudadanos mexicanos que fueron criados con ciertos valores morales y que viven o vivieron ahí, cerca de nosotros, en las ciudades, en los pueblos. Es decir, son mexicanos educados con principios elementales más o menos parecidos a los nuestros y sin embargo son ahora como un ejército de Lucifer dedicado al exterminio, del modo más cruel, de otros mexicanos...

Sobre ellos se vale especular, eso es lo que estoy haciendo.

6 comentarios:

Mario dijo...

Creo yo que cuando se mira una sociedad a la mexicana, que no solo es permisiva con la corrupcion sino que lo alienta, que tiene en alta estima la codicia como fin ultimo de la vida, que cree que el hecho de tener un arma y un corrido mal hechote dedicado a su obra y milagros son la neta del planeta, esos elementos en su totalidad explican la barbarie y brutalidad actuales.

entropia dijo...

buen cartón y mejor observación

quetzalzun dijo...

Seguro veían de 3 a 4 horas diarias de televisión, igual que el resto de nosotros, asistían a escuelas públicas y se enfrentaban a la violencia institucionalizada del Estado, a los delitos de portación de cada y, seguramente, cometieron el terrible, terrible delito de ser pobres. Ahora, como las cosas van mejor, cometen delitos menos graves como los mencionados en el post, digo, acaso hay un delito más perseguido en nuestro país que ser pobre?

Fraga dijo...

A cambiarle la receta como a Garrik!!! eeehhh??? pa que veas que sí lo cacté!

Zed dijo...

Master Magú!! Hoy te vi en HECHOS AM promocionando el libro del Bisonte Nario.

magu dijo...

Para que veas, Zed...

Agradeceme que responda a tus comentarios.

saludos