miércoles, 23 de marzo de 2011

EMBAJADOR A MODO
MAGÚ, EN LA JORNADA

Carlos Pascual valió queso por hacer su
trabajo y poner en duda la efectividad de la guerra de Calderón.
El nuevo embajador norteamericano en México, si es que quiere el hueso, tendrá que venir sólo a rascarse las verijas. Y, por otra parte, estando las cosas como están por acá, podría sentirse más seguro siendo embajador en Libia.

2 comentarios:

Fraga dijo...

jajajajajaja!!!!

A propósito de rascarse las verijas, voy a subir algo al bló, pa que luego no me acusen de lo mesmo.

Zed dijo...

Bah... ese libro está lleno de páginas en blanco.